¿Qué es el derecho al olvido?

La problemática de ausencia de concepto legal de derecho al olvido a la que anteriormente debía hacerse frente, fue solventada con la promulgación del Reglamento (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), en cuyo artículo 17 denominado derecho a la supresión, define el derecho al olvido como la facultad de supresión de los datos personales que le conciernan al interesado por parte del responsable del tratamiento, quien quedará obligado a suprimir sin dilación indebida los datos personales cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

  • Los datos personales ya no sean necesarios en relación con los fines para los que fueron recogidos o tratados de otro modo;
  • El interesado retire el consentimiento en que se basa el tratamiento de conformidad;
  • El interesado se oponga al tratamiento y no prevalezcan otros motivos legítimos para el tratamiento, o el interesado se oponga al tratamiento;
  • Los datos personales hayan sido tratados ilícitamente;
  • Los datos personales deban suprimirse para el cumplimiento de una obligación legal establecida en el derecho de la unión o de los estados miembros que se aplique al responsable del tratamiento;
  • Los datos personales se hayan obtenido en relación con la oferta de servicios de la sociedad de la información.

Breve mención a la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de 13 de mayo de 2014

La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del caso Google Spain S.L. contra la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), de 13 de mayo de 2014, es referente en materia de derecho al olvido. Se trata de una resolución previa al Reglamento general de Protección de Datos.

En ella se determinó la posibilidad de aplicar la normativa europea al gigante de internet Google al haber fijado un establecimiento en un Estado Miembro de la Unión Europea y la facultad de los interesados de solicitar a motores de búsqueda de internet la eliminación de las referencias que les afectan al prevalecer el derecho a la protección de datos de las personas sobre el mero interés económico del gestor del motor de búsqueda. Junto a ello, la sentencia añade que, en caso de que el interesado no viese atendida su solicitud de eliminación, podrán ejercer su derecho a recabar tutela de la AEPD y de los Tribunales.

Finalmente, llegados a este punto, debemos hacer mención a una importante diferencia entre el motor de búsqueda y la fuente original del archivo. Se trata de dos entes totalmente diferentes y por ello puede ser que,  aunque la información desaparezca del motor de búsqueda, no desaparezca de la fuente original, ente que en ocasiones tiene derecho a mantener la información libremente ofrecida por el interesado.

Write a comment:

Your email address will not be published.