En muchas ocasiones, organizaciones situadas fuera de la Unión Europea que quieren introducir sus productos o servicios en el mercado español, recurren a los servicios de un agente que se encargue de la promoción o venta de dichos productos o servicios. Desde la perspectiva del agente a la hora de facturar a estas empresas o profesionales sus servicios ¿esta actividad profesional está sujeta a IVA?
En primer lugar, hay que hacer referencia al artículo 4 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (en adelante, Ley del IVA), que dice que estarán sujetas al Impuesto las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas en el ámbito espacial del Impuesto por empresarios o profesionales a título oneroso
El artículo 11 de la citada Ley, apartado Dos, número 15º, incluye entre las prestaciones de servicios, en particular: Las operaciones de mediación y las de agencia o comisión cuando el agente o comisionista actúe en nombre ajeno
 
Para determinar si dicha prestación de servicios está sujeta a IVA, se ha de concretar el lugar de prestación de los servicios, y para ello hay que acudir al artículo 69 de la Ley del IVA, que recoge las reglas generales. Este artículo en su apartado Uno 1º establece que se entiende prestado el servicio en el territorio de aplicación del impuesto cuando el destinatario sea un empresario o profesional y radique en dicho territorio la sede de su actividad económica, o tenga en el mismo un establecimiento permanente, siendo los servicios dirigidos a tal sede o establecimiento.
En consecuencia, si los servicios prestados por el agente tienen como destinatario a una sociedad situada fuera del territorio de la Unión Europea, lo que aplicando la regla anterior no estaría sujeto a IVA.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que el artículo 70 de la Ley del IVA establece unas reglas especiales, estableciendo en su apartado Dos que determinados servicios estarán sujetos, aunque según las reglas de localización no se entiendan realizados en la Comunidad, cuando su utilización o explotación efectiva se realice en dicho territorio. Entre estos servicios se encuentran los de mediación en nombre y por cuenta ajena cuyo destinatario sea un empresario o profesional actuando como tal. 
Por ello, en el caso de que los servicios prestados pudieran ser calificados como de mediación, habría que atender a si se cumple el criterio de la utilización o explotación efectiva en España. En este sentido, la Consulta Vinculante de la DGT de 11 de diciembre de 2012, dice que se considerará que se cumple este criterio en la medida en que los bienes objeto de venta se vayan a utilizar y consumir en el territorio de aplicación del Impuesto y que el servicio de mediación se desarrolle en dicho territorio mediante la búsqueda de clientes que estén interesados en su adquisición. Si nos encontráramos ante este supuesto, dichos servicios sí estarían sujetos a IVA.
CategoryAbogados, Fiscal