El Anteproyecto de Ley de Distribución de Seguros y Reaseguros

El Anteproyecto de Ley de Distribución de Seguros y Reaseguros que pretende adaptar las nuevas normas europeas a la normativa española, fue aprobado el pasado 26 de enero por el Consejo de Ministros. A raíz del mismo se pretende implementar las medidas que ya fueron impuestas por la Directiva 2016/97 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de enero de 2016, sobre la distribución de seguros (Directiva 2016/97 en adelante), que modifica la Directiva 2002/92/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de diciembre de 2002, sobre la mediación de seguros (Directiva 2002/92/CE en adelante).

El principal objetivo de las citadas directivas es armonizar mínimamente la base legal de las disposiciones nacionales relativas a la distribución de seguros y reaseguros, actividad que se encuentra ampliamente desarrollada en el territorio de la Unión Europea. No obstante, es importante recalcar que se trata de unas medidas que los Estados Miembros pueden desarrollar o concretar en aras a facilitar la adaptación a las posibles especificidades de los mercados de cada Estado miembro y a otorgar un mayor nivel de protección.

Principales novedades

En esta línea las principales novedades que a nuestro juicio han de destacarse en materia de productos de inversión basados en seguros son las siguientes:

  • La prevención de conflictos de intereses; en este aspecto la empresa deberá elaborar y mantener determinados mecanismos a fin de evitar posibles conflictos de intereses. Sin embargo el Consejo Europeo ha determinado que no basta con esta medida y por ello los artículos 27 y 28 de la Directiva 2016/97 establecen el deber de informar al cliente en caso de existencia de tales conflictos para que valore la situación y sólo después tome una decisión.
  • Información que se ha de suministrar a los clientes; junto a la información general que el asegurador o distribuidor debe dar a su cliente en un primer lugar, el artículo 29 de la mencionada normativa, enumera la información adicional que deberá facilitarse a clientes o potenciales clientes con un plazo suficiente antes de la celebración de un contrato.
  • Análisis de la idoneidad y adecuación; regulado en el artículo 30 de la Directiva 2016/97, donde se expone que en el momento de ofrecer asesoramiento sobre un producto de inversión basado en seguros, el intermediario o la empresa deberá estudiar y analizar los conocimientos y la experiencia del cliente en el ámbito de la inversión, junto con una serie de aspectos tales como su situación financiera, su capacidad para hacer frente a las pérdidas, sus objetivos de inversión etc, con la finalidad de recomendarle el producto financiero idóneo a su situación.
  • La ampliación del concepto de distribuidores de seguros y reaseguros, entendiendo como tal no solo a los mediadores, sino también a las entidades aseguradoras y reaseguradoras o aquellas personas físicas o jurídicas que participen en el mercado de la distribución de tales productos.

Conclusión

Con todo ello se pretende hacer frente a la problemática existente en materia de protección de los derechos de los tomadores, así como el establecimiento de una base legal mínima en este ámbito la cual, pese a la vigencia de la Directiva 2016/97, se desarrollará/adaptará a la legislación española a través de la promulgación del Anteproyecto de Ley de Distribución de Seguros y Reaseguros.
Write a comment:

Your email address will not be published.