Business man walking over clock (digital composite), elevated view

El artículo 35, apartado 5, del Estatuto de los Trabajadores, referido al registro o control de las horas extraordinarias, ha sido objeto de interpretación por recientes sentencias de la Audiencia nacional (en concreto, las de 4 de diciembre de 2015, de 19 de febrero de 2016 y de 6 de mayo de 2016), en el sentido de que todas las empresas están obligadas a llevar un registro diario de la jornada laboral de cada uno de sus trabajadores, constituyendo esta la única manera de poder llevar un control efectivo de las horas extraordinarias realizadas por los mismos. En consonancia con lo anterior, las empresas deben llevar dicho registro y, en el periodo fijado para el abono de las retribuciones (normalmente, mensual), totalizar el tiempo de trabajo y entregar una copia de dicho resumen a los trabajadores, haya realizado o no horas extraordinarias.

A raíz de estas interpretaciones jurisprudenciales y de informes emitidos por la Dirección General de Empleo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha dictado la instrucción 3/2016, con el fin de lanzar una campaña de control cuyo objetivo esencial es la intensificación del control en determinados sectores del cumplimiento de la normativa sobre tiempo de trabajo en general y en particular la realización de horas extraordinarias, verificando la no superación del máximo legal, así como la adecuada cotización y remuneración de aquellas.

En la citada Instrucción se fijan los siguientes criterios de selección de empresas para llevar a cabo el control:

  • 4-50 trabajadores
  • Según sus ramas de actividad, el 90% de las inspecciones se llevarán a cabo en empresas de sectores en los que, según información estadística, se realiza un mayor número de horas extraordinarias, tales como son el sector de la industria manufacturera, el de actividades financieras o el de actividades sanitarias y servicios sociales. El 10% restantes se realizarán sobre empresas de distintos sectores, en atención a su mayor actividad y posible mayor incidencia en la realización de horas extraordinarias.

Durante las Inspecciones se recabará, entre otra, la siguiente información:

  • Actividad y horario de la empresa
  • Contratos de trabajo y puestos de trabajo existentes
  • Cuadro de turnos, horarios y descansos si lo hubiera, así como festivos trabajados, en su caso.
  • Acuerdos de distribución irregular de la jornada, en su caso.
  • Relación de horas extraordinarias y detalle de las mismas, en su caso.

Además, con base en el apartado 5 del artículo 35 del Estatuto de los trabajadores, se exigirá la exhibición del registro de jornada diaria, el cual debe reunir los siguientes requisitos mínimos:

  • Horario concreto de entrada y salida respecto a cada trabajador.
  • Dicho registro debe poder comprobarse en el momento de la inspección y en el mismo centro de trabajo.
  • El sistema de registro utilizado puede elegirse libremente por la empresa (medios informáticos o manuales), siempre y cuando garantice la fiabilidad e invariabilidad de los datos.

Asimismo, durante la inspección se pedirá información sobre el resumen mensual de la jornada realizada por los trabajadores y se revisarán los informes correspondientes al periodo que se considere conveniente.

El incumplimiento de las obligaciones descritas puede tener como consecuencia la imposición de multas entre 626 y 187.515 euros, por tanto, conviene poner los medios necesarios para cumplir con todas estas exigencias que hasta la fecha no existían.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.