noticia10517h

La reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Como es bien sabido, en 2013 el Tribunal Supremo reconoció la abusividad de las conocidas cláusulas-suelo de las hipotecas, a través de su sentencia de 9 de mayo de 2013. Sin embargo, este pronunciamiento, a pesar de declarar la nulidad de las referidas cláusulas, establecía una limitación temporal en cuanto a las restituciones debidas a los afectados, fijando que solo se comprenderían aquellas posteriores a la fecha de la resolución, es decir, excluyendo todas aquellas anteriores al 9 de mayo de 2013.

La reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de 21 de diciembre de 2016, ha cambiado las tornas, eliminando la limitación impuesta por los tribunales nacionales. En esta sentencia resuelve una serie de cuestiones prejudiciales cuya principal cuestión consiste en si dicha limitación es acorde con lo dispuesto en el artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13, que prevé:

«Los Estados miembros establecerán que no vincularán al consumidor, en las condiciones estipuladas por sus Derechos nacionales, las cláusulas abusivas que figuren en un contrato celebrado entre éste y un profesional y dispondrán que el contrato siga siendo obligatorio para las partes en los mismos términos, si éste puede subsistir sin las cláusulas abusivas.»

El apartado 3 de la mencionada directiva declara: «Las cláusulas contractuales que no se hayan negociado individualmente se considerarán abusivas cuando, contrariamente a las exigencias de la buena fe, causen en detrimento del consumidor un desequilibrio importante entre los derechos y obligaciones de las partes que se derivan del contrato.»

El Tribunal europeo en su sentencia establece claramente que la declaración judicial del carácter abusivo de tal cláusula debe tener como consecuencia, en principio, el restablecimiento de la situación de hecho y de Derecho en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula.

Finalmente, resuelve las cuestiones prejudiciales planteadas diciendo:

«El artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, debe interpretarse en el sentido de que se opone a una jurisprudencia nacional que limita en el tiempo los efectos restitutorios vinculados a la declaración del carácter abusivo, en el sentido del artículo 3, apartado 1, de dicha Directiva, de una cláusula contenida en un contrato celebrado con un consumidor por un profesional, circunscribiendo tales efectos restitutorios exclusivamente a las cantidades pagadas indebidamente en aplicación de tal cláusula con posterioridad al pronunciamiento de la resolución judicial mediante la que se declaró el carácter abusivo de la cláusula en cuestión.»

¿Qué va a ocurrir a raíz de este nuevo pronunciamiento?

El efecto inmediato es el gran crédito generado para el sector bancario constituido por las restituciones al gran número de ciudadanos que se vio afectado por estas cláusulas suelo.

Como contrapartida, los expertos prevén un inmediato encarecimiento de los préstamos hipotecarios, que experimentarían su primera subida desde el año 2010.

http://cincodias.com/cincodias/2017/01/02/mercados/1483383879_729927.html

Parece que este nuevo pronunciamiento no va a dejar a nadie indiferente y que pronto seremos conscientes de sus consecuencias.

alerta

Write a comment:

*

Your email address will not be published.