trabajador-reloj-istock-665

La Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de 23 de marzo de 2017

En anterior entrada de nuestro blog, comentábamos el contenido de la Instrucción 3/2016 de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que, en base al criterio adoptado en algunas de las sentencias de la Audiencia Nacional fijando la obligación de las empresas de llevar un registro diario de la jornada de sus trabajadores, lanzaba una campaña de inspecciones para controlar esta obligación (http://www.waterwhale.com/la-instruccion-32016-de-la-inspeccion-de-trabajo-y-seguridad-social-campana-sobre-el-control-del-tiempo-de-trabajo/).

Recientemente, el Tribunal Supremo, en Sentencia 246/2017, de 23 de marzo, ha declarado que no existe obligación por parte de las empresas de llevar un registro de la jornada diaria de toda la plantilla para comprobar el cumplimiento de la jornada laboral y horarios pactados, sino que únicamente se debe llevar un registro de las horas extraordinarias realizadas. Esta sentencia resuelve el recurso de casación interpuesto contra la sentencia de la Audiencia Nacional de 4 de diciembre de 2015, que fallaba contra Bankia, imponiendo la mencionada obligación de mantener un registro diario de la jornada de sus trabajadores.

Considera el Alto Tribunal que la sentencia (de la Audiencia Nacional) le impone obligaciones que van más allá de lo dispuesto en el art. 35 del ET, donde se regula la realización de horas extras y el establecimiento de un registro en el que se anoten las que se realizan día a día, pero sin imponer la necesidad de establecer un registro de la jornada diaria efectiva, ni que el mismo permita comprobar (controlar) el adecuado cumplimiento de los horarios pactados, al margen de la realización de horas extraordinarias, solución contraria a lo dispuesto en el art. 20-3 del ET que faculta al empresario a tomar las medidas que estime oportunas para vigilar y controlar el cumplimiento por sus empleados de sus obligaciones laborales. 

Recordemos que el artículo 35, apartado 5, del Estatuto de los Trabajadores dispone que  a efectos del cómputo de horas extraordinarias, la jornada de cada trabajador se registrará día a día y se totalizará en el período fijado para el abono de las retribuciones, entregando copia del resumen al trabajador en el recibo correspondiente. El Tribunal considera que no se puede hacer una interpretación extensiva del citado artículo, pues se refiere únicamente a las horas extraordinarias. En sus conclusiones destaca que  de “lege ferenda” convendría una reforma legislativa que clarificara la obligación de llevar un registro horario y facilitara al trabajador la prueba de la realización de horas extraordinarias, pero de “lege data” esa obligación no existe por ahora.

¿Qué ocurre con la Instrucción 3/2016 de la Inspección de Trabajo?

En base a este nuevo pronunciamiento del Tribunal Supremo, las inspecciones que se anunciaban en la Instrucción, de realizarse, se limitarían a controlar el registro exclusivamente de las horas extraordinarias.

Votos particulares

En definitiva, queda anulada la obligación de las empresas de contar con un registro de la jornada diaria de sus trabajadores, lo que no excluye el deber de registrar las horas extraordinarias, al amparo del artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores.

Sin embargo,hay que señalar que en la Sentencia se hacen constar tres votos particulares a favor de la confirmación del criterio de la Audiencia Nacional.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.