Saludos desde Ginebra, Suiza. Desde esta hermosa cafetería, Cottage Cafe, enfrente del Monument Brunswich y vistas al Jet d’Eu terminamos nuestra estancia en esta hermosa ciudad. Hemos estado en Ginebra para entrevistarnos con diferentes fondos de inversión que quieren invertir en España en el sector de la automoción.

Desde nuestra experiencia, es muy importante evaluar al inversor desde el primer momento en el que se produce el contacto. Registros mercantiles, D&B, einforma, seguros de crédito, y por supuesto, google. Una vez realizada la primera entrevista, es vital solicitar el pasaporte o tarjeta de identidad al inversor, y comprobar todo lo que éste manifiesta, nunca dando por sentado todo lo que se de por supuesto. Siempre hay que solicitar prueba documental y siempre comprobar en la fuente la veracidad de la documentación. No debemos olvidar que conseguir documentación “original” de registros y embajadas, ya sean falsas o modificadas, es cuestión de un par de cientos de euros.

Nuestra experiencia con inversores es muy amplia, y tampoco hay que tener miedo a operar con países como Panamá o Islas Vírgenes, ni con grandes sumas de millones de euros.  El punto crítico siempre debe ser el origen del dinero, y las vías que se proponen para traer el dinero a España. También estar al 100% seguros de la identidad del inversor, ya sea una persona jurídica como persona física.

Además de los checklist operativos y legales, que para mi suponen un 70% de la credibilidad del proyecto, el otro 30% recae en la intuición. Y la intuición, tras haber realizado inversiones por más de 400 millones de euros en los últimos 5 años, no falla. Muchos detalles pueden delatar las verdaderas intenciones del inversor, tanto en la operativa como en gestos, frases, apariencia o actos del propio inversor.  De todas las inversiones que hemos asesorado, un 95% fueron oportunidades reales, pero un 5% fueron oscuras, que detectamos a tiempo. Siempre hay que estar atentos y ante la mínima duda de legalidad, echarse a un lado.

Hemos de decir que nos marchamos de Suiza muy contentos. En este caso, ni la intuición ni los checklist de control fallaron.

CategoryExperiencias
Tags
Write a comment:

Your email address will not be published.